Hace dos años, el mundo quedó paralizado con una noticia totalmente inesperada. El ‘rey del pop’, Michael Jackson había fallecido.

El Departamento Forense del Condado de Los Ángeles declaró que su muerte había sido un homicidio, y su médico personal se declaró «no culpable» de los cargos.

La repentina muerte del artista dio lugar a una avalancha de pena, y hasta más de dos mil millones de personas vieron su funeral público en la televisión en vivo.

El legado musical del ‘rey del pop’ permanecerá por siempre y será considerado como el cantante, compositor y bailarín más influyente de todos los tiempos.