Manuel Ojeda
Manuel Salvador Ojeda, reconocido actor de telenovelas y películas mexicanas, murió a los 81 años. | Fuente: Televisa

Manuel Salvador Ojeda, reconocido actor de telenovelas y películas mexicanas, murió a los 81 años. A través de un comunicado publicado en redes sociales, la Asociación Nacional de Actores (ANDA) del país azteca confirmó la información y envió condolencias a su familia y allegados.

"La Asociación Nacional de Actores lamenta profundamente el fallecimiento de nuestro Compañero Manuel Salvador Ojeda, "Manuel Ojeda", miembro de nuestro sindicato. Nuestras condolencias a sus familiares, amigos y compañeros. Descanse en Paz", se lee en aviso público.

El intérprete estudió actuación en el Instituto de Bellas Artes e hizo su debut en Televisa con la telenovela "Santa", en 1978. Además, participó en otros exitosos melodramas mexicanos como "El derecho de nacer", "Amor ajeno", "De pura sangre", "El vuelo del águila", entre otras.

Se desconoce la causa de su fallecimiento, sin embargo, en febrero de este año; sin embargo, la cadena de televisión mexicana Las Estrellas reveló que padecía un problema en la rodilla. Manuel Ojeda tenía planes de seguir trabajando, incluso mencionó que tenía proyectos de actuación.

"Me siento muy tranquilo, espero seguir trabajando... comprendo que ya no estoy en edad, pero hay muchos personajes que yo puedo hacer", indicó en entrevista para Televisa.

FAMOSOS REACCIONAN A SU MUERTE

Tras darse a conocer la muerte del primer actor mexicano, Manuel Ojeda, varias figuras de la televisión y el cine mexicano no dudaron en expresar sus condolencias, resaltando el talento y profesionalismo de su extensa trayectoria.

.

NUESTROS PODCASTS

Entendí esa referencia

EER 4x06 BETTY LA FEA deja Netflix en su mejor momento en el streaming

“Betty la fea” es de esas telenovelas entrañables que hicieron de las situaciones comunes un fenómeno televisivo. En este episodio comentamos qué es lo que más nos gusta (o no) de la telenovela creada por Fernando Gaitán, los villanos, personajes y hasta terminamos reflexionando sobre nuestras propias vidas (como siempre, ya nos conocen). Tú escucha no más.