Paul Walker, una de las máximas estrellas de la saga "Fast & Furious" (Rápidos y furiosos), murió el año pasado en un trágico accidente de tránsito  y tras la tragedia sus compañeros de reparto fueron los primeros en alzar la voz sobre el deceso del actor.

Vin Diesel, compañero del elenco de "Rápidos y furiosos" afirmó que “el cielo ha ganado un nuevo ángel”, luego de conocerse  la muerte repentina de Paul Walker.

Fallecido a los 40 años y con varios proyectos en realización, el actor iba de copiloto en el Porsche que conducía su amigo Roger Rodas, quien perdió el control del vehículo y se estrelló contra un poste en una autopista de Los Ángeles. 

La vida de Paul Walker estuvo marcada por la velocidad. Siguiendo los pasos de su abuelo, un expiloto de carrera, Paul llegó a participar en competencias de manera profesional. Sumando a eso su caracterización de Brian O’Conner y su envidiable colección de autos, no había quién lo parará. Salvo, quizá, su hija Meadow WaLker, quien finalmente quedó por el testamento del actor como dueña del legado económico del actor, 25 millones de dólares.

Recordemos en  esta galería detalles poco conocidos de la estrella del volante.

Sepa más: