La dura respuesta de Mónica Cabrejos a Olenka Zimmermann tras su salida de "Al sexto día"

“Pobre aquel o aquella que se crea dueña del programa, porque nadie es imprescindible”, señaló la nueva conductora de “Al Sexto Día”.

Mónica Cabrejos y Olenka Zimmermann | Fuente: Instagram

La salida de Olenka Zimmermann del programa que venía conduciendo desde el 2010, “Al Sexto Día”, fue todo menos tranquila. A través de sus redes sociales, la conductora aseguró que el programa, hoy conducido por Mónica Cabrejos, era “vacío y sin contenido”.

Más adelante, Zimmerman confesó en una entrevista con El Comercio que su salida se dio de un momento a otro (a pesar de que su contrato culminaba en diciembre del 2019), por lo que no estaba preparada para quedarse desempleada.

“A mí la señora -dueña de la productora- nunca me llamó, se zurró en mi contrato, no le importó que tengo una hija que mantener, que ayudo a mi madre con su manutención, que tengo que pagar la renta y tarjetas de crédito. No me quieren reconocer ni agosto, estoy angustiada, fastidiada", refirió.

Sobre esta situación ha hablado la nueva conductora de “Al Sexto Día” Mónica Cabrejos, quien ha revelado sentirse “atacada y menospreciada” por los comentarios realizados en redes tras su ingreso al programa.

“Todos se dan cuenta de quién es quién. Soy una mujer fuerte, de trabajo, he estado tantos años fuera de la televisión y sigo vigente. Esta semana he sufrido discriminación y racismo de la peor manera”, aseguró.

Por otro lado, Cabrejos aseguró que no sabe quién está detrás de los ataques en su contra, pero que si tuviera que decirle algo a Olenka sería que vaya a “La Estación” a ver su show. “Que se ría un poco y entienda que destruir a otra mujer no la hace más valiosa”, refirió.

Finalmente, la conductora de Radio Capital se refirió al equipo que hace posible que exista el programa que hoy conduce y reveló que el primer sábado bajo su conducción el rating fue de 5.1.

“’Al sexto día’ es más que una conductora, hay un gran equipo de reporteros, editores, camarógrafos. Y pobre aquel o aquella que se crea dueña del programa, porque nadie es imprescindible”, apuntó.

¿Qué opinas?