River Plate vs. Flamengo
Marcelo Gallardo, técnico de River Plate, disputará su segunda final de Copa Libertadores consecutiva | Fuente: AFP | Fotógrafo: STR

En un juego donde cada vez hay más investigación, más análisis, más data, el fútbol de hoy necesita jugadores sobre todo más inteligentes. Ya no alcanzan recursos como la habilidad, el temperamento, la astucia, etc.  Para Marcelo Gallardo el éxito de un equipo pasa porque sus jugadores sepan entender que está pasando dentro del campo de juego. Advertir los momentos favorables y desfavorables en el juego y a partir de eso tomar mejores desiciones.

 POR QUÉ ES EL MEJOR DT DE AMÉRICA

 Porque el Muñeco no tiene una idea de juego, tiene varias. Como alguna vez dijo Guardiola: voy robándoles ideas a otros técnicos. Gallardo entendió lo mismo, hay que hablar con todos los que dirigen un equipo, para aprender un poco de cada uno. Algunos entrenadores creen que la cuestión principal pasa por el manejo de grupo, para otros por el mensaje, para otros por la personalidad y la forma de modificar un partido con los cambios. Para el Muñeco, la claves es tener sentido común, cree mucho en la intuición y percepción para saber si sus jugadores están listos para un partido, es capaz de convencerlos hasta de escalar el Everest. Aprendió a observar y escuchar. Tanto a los jugadores como a su grupo de trabajo.

Gallardo cambió su forma de ver el juego y la vida, cuando se hizo entrenador. Los jugadores de fútbol suelen ser muy egoistas, el éxito deportivo trae consigo: fama, dinero, status social. En cambio un entrenador ya no piensa en uno mismo, porque la mayor parte del tiempo lo dedica a pensar en otras personas: jugadores, dirigentes, cuerpo técnico. Hay que liderar, convencer, formar, adminstrar recursos sobre todo los humanos.

Y CÓMO HIZO PARA GANAR TANTO

Gallardo adapta sus sistemas de acuerdo a las habilidades y características de los jugadores que tiene. Controla el juego desde la posesión del balón, pero a través de cambios de ritmo. Evita la monotonía y busca la salida desde los laterales. Su defensa empieza por la presión alta al rival y repliegues intensivos. Sus delanteros y volantes vuelven y provocan roces, choques, estorban las salidas rivales, bloquean las líneas de pase. Su ofensiva es una maqinaria de precisión, sostenida por las triangulaciones, paredes y las diagonales de sus habituales dos puntas.

► Sigue EN VIVO el partido entre River Plate y Flamengo

Marcelo Gallardo, River Plate 2015
Para obtener su primera Libertadores, tenía en la parte defensiva un cuadrado de seguridad conformado por los dos centrales y los dos volantes de marca. Los marcadores de punta, siempre van hasta posiciones de ataque.

► RPP Noticias transmite DIRECTO EN DIRECTO todos los pormenores de la final de la Copa Libertadores

Estamos ante un entrenador muy seguro de lo que quiere, que busca ofrecer libertades pero no improvisa. Cada paso que da genera confianza en un grupo que ha marcado un camino importante para River con números y copas que son difíciles de igualar.

En la final del 2018, jugada en  Madrid, Gallardo presentó un equipo casi sin delanteros, se sabía que el principal arma ofensiva podría estar en la generación del juego entre Enzo Pérez,Pity Martínez, Nacho Fernández y Exequiel Palacios. Entre ellos tenían que aportar la movilidad y los pases filtrados para las diagonales de Lucas Pratto, la única referencia de ataque de experiencia ante la lesión de Scocco y la suspensión de Santos Borré. Estaban convencidos.

Marcelo Gallardo, Copa Libertadores
Cuando gana su segunda Libertadores, siempre jugó con dos puntas. Pero en la final con uno solo. Y en el medio utilizó 5 volantes, dos dedicados a la contención y las coberturas. Y tres para la creación.

POR QUÉ DURA TANTO EL ÉXITO DE RIVER?

Cuando ganar se vuelve una costumbre la vida tiene un sabor muy especial. Gallardo acostumbró a toda una institución (jugadores, directivos e hinchas) a ganar. Algo que no es fácil, porque para ganar siempre hay que hacer muchos más méritos que el rival; así y todo cuando uno gana, los rivales se vuelven más duros, porque te conviertes en el equipo al que todos le quieren ganar. A Gallardo nunca le tembló la mano, tuvo la muñeca necesaria para replantear cada partido, cada torneo y cada copa. Supo hacer sentir a cada jugador importante aunque sea titular o suplente.

Cuando ganas, por más que te guste ganar, ganar y ganar. En algún momento hace que te relajes. Gallardo, exige todo el tiempo para que nadie abandone el deseo de la victoria. Lo que implica que el jugador debe estar siempre preparado mentalmente y futbolísticamente para ganar. Lo que también trae secuelas -porque la exigencia genera desgaste-, Gallardo sabe cuando dejar de presionar al jugador. tiene un montón de matices, no es siempre así, no es siempre igual.

Marcelo Gallardo, Copa Libertadores
Para la final 2019 en Lima. Ha venido trabajando con un solo hombre de corte (Pérez), que se mete entre los defensas centrales. Lo que permite jugar cons tres centrales y llevar los marcadores a la mitad del campo para ejercer superioridad sobre la zona mas productiva de Flamengo.

"La mejor medicina a una buena victoria es una derrota. Ese es el antídoto. Y nosotros tenemos que convivir todo el tiempo con el ganar y con el perder. Porque está dentro de las reglas del juego. Uno no gana siempre. El que cree que gana siempre, no existe. Es una irrealidad" dijo alguna vez Marcelo Gallardo.  

EL GENERAL VA ADELANTE

Gallardo es el estandarte de River, aunque en Buenos Aires ya le están costruyendo una estatua, él pequeño entrenador en la conferencia de prensa advirtió con pasión: Somos los favoritos, porque somos los camepeones actuales de la Libertadores. Y Flamengo a va a tener mucho mejor que nosotros para superarnos. Ese es el combustible que inflama el corazón de todo aquel identificado con el equipo de la banda. Y si River Plate pierde frente al equipo brasileño, no habrá dramas en el club porteño. Nadie pensará en echar al técnico, ni habrá un purga de jugadores… Gallardo en 5 años enterró el descenso del club, año a año ha ido agrandando las vitrinas del club con 10 copas entre Libertadores, Sudamericanas, Copas Argentina y otras. Marcelo Gallardo, ha logrado torcer la historia de un club que solo ganaba torneos locales, va al frente de un ejercito vestido de rojo y blanco y su solo nombre es sinónimo de éxito.