Lolo Fernández: la historia del hincha de Cienciano que le tomó fotografías inéditas hace más de medio siglo

Conmemorando los 106 años de Lolo Fernández, máximo ídolo de Universitario, conversamos con Juan Mendoza, nieto de un fotógrafo hincha de Cienciano que retrató al 'Cañonero'.

Lolo Fernández con la camiseta de Universitario. Esta es la fotografía que Juan Mendoza publicó en su Facebook al recibir su nueva computadora. | Fuente: Colectivo MMCC, dirigido por el Ing. Juan Mendoza Montesinos.

“No te olvides de mencionar que era de Cienciano”, dice, antes de colgar el teléfono. Juan Mendoza va a hablar de Lolo Fernández, el ídolo de Universitario que nació un día como hoy hace 106 años, pero el protagonista de su historia será el hombre que lo volvió inmortal, el que siempre estuvo detrás de las cámaras: su abuelo, don Antonio Mendoza Neyra. Hincha del ‘Papá’, por si no quedó claro.

De lunes a sábado, Antonio no tenía una rutina establecida. Aunque su trabajo principal era en el plantel militar de Cusco, también tomaba fotografías para pasaportes, capturaba escenas en interiores o exteriores y registraba lo que la coyuntura demandara, como los escombros que dejó el terremoto de 1950, por ejemplo, que casi acaba con la ciudad imperial.

De lunes a sábado, estaba en todas y cumplía con lo que el trabajo exigiese. Pero los domingos la historia cambiaba. Los domingos eran sagrados. Vaya que lo eran. No importaba lo que sucediera: su agenda ya estaba ocupada. Cuando llegaba el sétimo día de la semana y el reloj marcaba la 1:30 pm., Mendoza Neyra tomaba su cámara profesional y enrumbaba a su esquina de siempre en el estadio Universitario.

Cuadra dos de la Av. De la Cultura, en pleno centro de la ciudad. Ese era el punto de encuentro para todos los amantes cusqueños del deporte rey. Antonio no era la excepción. Su pasión por el fútbol y su alma ‘ciencianista’ se sumaban a su oficio de fotógrafo, y asistir al escenario deportivo se volvía ley en su estilo de vida.

 

De la tribuna a la cancha

El fútbol era amateur y aún faltaban cerca de dos décadas para que las barras empiecen a organizarse en Perú. En ese contexto, con un peligro casi inexistente, los suplentes se sentaban en las gradas, al lado de la hinchada - hombres, mujeres y niños que lucían sus mejores trajes- y no había mallas que separaran la cancha de la tribuna. Incluso, en el entretiempo, la gente bajaba al campo a comer fiambre.

Antonio, iqueño que vivió en Cusco desde muy joven, veía los partidos como un hincha rojo más, pero aprovechaba ese pase libre para entrar al ‘verde’ y, en vez de alimentarse, disparar el flash. Al cumplir, regresaba a su lugar como espectador.

 

Asistentes al estadio en Cusco. | Fuente: Colectivo MMCC, dirigido por el Ing. Juan Mendoza Montesinos. | Fotógrafo: ANTONIO MENDOZA

El día que Cienciano enfrentó a un equipo limeño por primera vez, en 1947, él estuvo ahí. El rival fue Universitario de Deporte y Teodoro Fernández, ya con seis de los siete títulos nacionales que ganó, era la figura más esperada. Con el mejor promedio de gol en la Selección Peruana hasta la actualidad (24 en 32 partidos: 0.75) y el récord histórico de ser siete veces goleador del fútbol peruano, se hacía imposible no admirarlo. Los presentes podían ser hinchas del equipo local, pero a Lolo no se le negaban los aplausos. A otro, quizá, pero no a él. Ni cuando fue con la Selección Peruana, ni las dos veces que llegó con la ‘U’ en el pecho.

“A la hazaña de Berlín se sumaron sus triunfos en el país y su don de caballero del fútbol. Nos visitó por lo menos tres veces. La admiración y expectativa fue enorme. Como rompía árboles, reforzaron el arco para que no los rompa con la potencia de sus disparos. Cuando ejecutaba un tiro libre, el estadio enmudecía… Parecía un cementerio. La gente lo quería mucho y a Lolo le gustaba estar ahí”, le contaba don Antonio a su nieto Juan, hoy heredero de las instantáneas y eco de ese testimonio original.

 

Lolo Fernández con la selección olímpica. El 'Cañonero' se encuentra al medio, en la parte inferior, tocando la pelota. | Fuente: Colectivo MMCC, dirigido por el Ing. Juan Mendoza Montesinos. | Fotógrafo: ANTONIO MENDOZA

De homenaje en homenaje

Antonio falleció a los 66 años, en un accidente de tránsito. Juan tenía 20 cuando sucedió. Han pasado 48 años desde entonces y, aunque la sigue considerando una experiencia traumática, ha mantenido latente su recuerdo transmitiendo las vivencias que él mismo le contó-como las visitas de Lolo Fernández a Cusco-, alentando a Cienciano junto a toda su familia y, sobre todo, dando a conocer el archivo fotográfico que en 1971 heredó.

“Mi abuelo murió y yo heredé su archivo. Hice un par de exposiciones en Cusco y Petroperú, en 1999 y 2000”, cuenta. Pero el homenaje no ha terminado: Juan lidera el Colectivo MMCC: imágenes y memoria, y tiene pensado publicar un libro lleno de fotos, aunque una computadora malograda le puso pausa al plan durante un tiempo. Ahora, eso sí, ya todo está solucionado. “Mi hija me regaló una nueva y, de alegría, dije ‘voy a poner una foto bonita’”, dice. Y lo hizo.

“¡RECUPERÉ MI COMPU!!! Comparto la alegría con esta foto tomada por mi abuelo Antonio Mendoza Neyra; del gran Lolo, allá en 1948, cuando visitó el Qosqo. Siempre futbolero”, es la descripción de la instantánea, una de las tantas que ya digitalizó y subió a su cuenta personal de Facebook precisamente en el mes del ‘Cañonero’. Cualquiera podría pensar que Juan tiene su corazoncito crema, pero basta con leer los comentarios para borrar cualquier duda.

“Gran Lolo, pero aclara que el abuelo era Cienciano hasta el tuétano”, le escriben. “Lolo era un ídolo. (…) Eso no nos quita que por cinco generaciones seamos hinchas del glorioso Cienciano”, responde él. Porque pueden admirar al ‘Cañonero’, pero la pasión por el ‘Papá’ está presente hasta hoy. Y la heredaron de Antonio, por si no quedó claro.

Lolo Fernández, con casaquilla de la selección olímpica, en el estadio Garcilaso de Vega. | Fuente: Colectivo MMCC, dirigido por el Ing. Juan Mendoza Montesinos.
Lolo Fernández en Cusco, con la camiseta de Universitario. A su lado, periodistas. A un extremo de la foto, un pequeño hincha. | Fuente: Colectivo MMCC, dirigido por el Ing. Juan Mendoza Montesinos.
¿Qué opinas?