Facebook Paulo Ito

El Mundial de Brasil despierta, cada vez más, pasiones febriles en fanáticos de todo el mundo que esperan con ansias el inicio de la máxima competición de selecciones. Sin embargo, este podría ser uno de los Mundiales más convulsionados de la historia debido a la ola de protestas que ebullen en diferentes estados del país carioca, una realidad que ha sido retratada por Paulo Ito, artista plástico que reflejó en un muro de la ciudad lo que muchos piensan sobre la competición.

Un niño famélico con el torso descubierto, desnutrido y llorando, asiendo un cubierto en cada mano y frente a él un plato roído y sin color sobre el que descansa una pelota de fútbol es la imagen que se observa en la pintura de Ito. "Quería hacer algo provocativo para que sea visto por los turistas que vinieran a Sao Paulo", ha expresado el artista que tiene 14 años pintando siempre con temáticas sociales.

La imagen se convirtió inmediatamente en viral y es la primera pintura de protesta abiertamente antimundial que ha aparecido en la previa de la cita futbolística. Lo curioso es que el mismo Paulo Ito desea que la Argentina se lleve la copa del mundo: "Amo Buenos Aires. Es más, para mí estaría bien que Argentina gane el mundial", finalizó.