Lisboa es una fiesta a poco de la final de la Champions League. Miles de hinchas del Real Madrid y Atlético de Madrid se trasladaron desde la capital española para tomar la ciudad que será sede de tan importante partido a nivel de clubes de Europa.

No hay calle en la Lisboa donde no se respire fútbol este sábado. Son cerca de 60 mil fanáticos de ambos equipos que esperan con ansias el pitazo inicial en el estadio de La Luz.

Sin embargo, no todos serán los afortundos y podrán ingresar al reciento que albergará el derbi madridista, en lo que significa una final inédita de Champions.