EFE

Un Cristiano Ronaldo más apagado de lo habitual y que llegó a la final mermado físicamente fue incapaz de echarse a su equipo a la espalda, como en otras ocasiones, pero pudo sumar igualmente una segunda Champions League a su historial.

Pero ni por esas perdonó Ronaldo la oportunidad de ampliar el récord goleador en una edición que ya poseía, y situarlo en 17 goles gracias a un penal cometido sobre él ya en los últimos minutos de la segunda parte del tiempo extra y con el que colocó el definitivo 4-1 en el marcador.

Los problemas físicos que le llevaron a ser duda hasta el último día para el duelo de Lisboa se hicieron evidentes con el paso de los minutos y apenas tuvo peso en el juego de su equipo.

Considerado el mejor jugador del mundo durante los últimos años junto a Lionel Messi, hay que remontarse hasta la temporada 2007-2008 para verlo levantar su primera Liga de Campeones con el Manchester United. Desde entonces, apenas ha llegado dos veces a la final (otra con los "diablos rojos" y esta última con el Madrid).

EFE