Josepmir Ballón ocupará el lugar dejado por Paolo Hurtado en la Selección Peruana.A | Fuente: AFP

Esta vez no fue hombre por hombre. Los amistosos ante Costa Rica y Colombia hicieron ver a Ricardo Gareca que necesitaba un volante más en la primera línea y Josepmir Ballón (de muy buen primer semestre) asomó, por sus características, como una opción interesante para encontrar otros caminos cuando el juego de Perú se torne previsible.

Ballón cumple con la función de volante mixto: marca y juega. En el papel es el futbolista que está “detrás” de Yoshimar Yotún. Sin embargo, a pesar de que juegan en el mismo puesto, tienen distintas características, sobre todo al momento de aportar en ofensiva.

El futbolista de la Universidad de Concepción no es un lanzador nato como Yotún, quién es más un organizador e incluso se anima a profundizar con pases detrás de los zagueros. Una especie de enganche jugando retrasado. Ballón tiene otras características. Lateraliza menos, suele romper líneas, pisa área contraria e incluso le incorporó gol a su juego.

Para un equipo que tiene una idea primaria para generar ocasiones de gol, que cada vez es más descifrada por los rivales, es una buena alternativa, sumarle otro camino, sin quitarle presión y dinámica al equipo. Ballón vuelve a la Selección Peruana por la puerta grande, siendo campeón nacional en diciembre y tras un crecimiento notorio en el rigor internacional. Atrás quedó aquella fecha doble de marzo del 2016. Gareca sigue creyendo en las segundas oportunidades.

 

DATO

- La opción de Cartagena era buena, sin embargo, la consulta por el estado físico de Arias y la citación de Ballón, nos hacen interpretar que Gareca buscó un jugador que además de marcar tenga juego y en los dos últimos sacan ventaja.

- Ballón marcó dos goles en el semestre con la camiseta de la Universidad de Concepción. El descuento en la derrota ante Curicó por el torneo chileno y en el empate a tres con Olimpia en Copa Libertadores.

¿Qué opinas?