La canciller alemana, Angela Merkel, prometió ayuda inmediata a los perjudicados por las inundaciones en el sur de Alemania y el gobierno ya destinó a ello una primera partida de 50 millones de euros.

"Se trata de algo exorbitante y queremos ayudar. Cuando el agua baje, los daños seguirán y habrá que repararlos", dijo Merkel durante una visita a Passau (sur de Alemania), una de las ciudades más afectadas.

"El estado de Baviera ha destinado 50 millones de euros a la ayuda, nosotros emplearemos la misma cantidad. Y naturalmente tampoco dejaremos solos a los demás estados afectados", agregó

Merkel elogió el trabajo de las distintas organizaciones y de los ciudadanos para combatir las inundaciones. "Las distintas organizaciones y los ciudadanos -dijo- se están coordinando muy bien entre ellos".

Tras su visita a Passau, la canciller se dirigirá a otras localidades afectadas en Sajonia y en Turingia.

Para Merkel, las inundaciones tienen una dimensión similar a las de 2002, cuando el gobierno tuvo que destinar miles de millones de euros a reparar los daños.

Durante aquel desastre la imagen del entonces canciller Gerhard Schröder, en pleno año electoral, visitando las regiones afectadas fue una de las más frecuentes en los medios de comunicación alemanes.

Las calles de Passau, durante la visita de Merkel, seguían anegadas, aunque el nivel del agua ha empezado a bajar.

En Ratisbona, unos 100 kilómetros al norte, se declaró la alerta durante la noche y se espera que el Danubio alcance su nivel más alto de los últimos 130 años.

EFE