Aprenda a causar una buena impresión en 5 minutos

Carmen Anaya, de Speed Dating ,sostiene que lo primero que se debe hacer es demostrar que tenemos algo bueno que decir.
Difusi

Los primeros 5 minutos en una cita son decisivos. De la imagen que brinde en ese primer contacto dependerá el futuro de una relación amorosa por lo que ningún detalle puede pasar desapercibido. Los solteros y solteras de hoy saben qué quieren y qué no quieren con exactitud.

Teniendo en cuenta que esos primeros instantes son claves, la solución para evitar las pérdidas de tiempo son las llamadas citas rápidas; es decir encuentros breves en los que un chico y una chica establecen una conversación para conocerse mejor.

La gerente general de Speed Dating, Carmen Anaya, recomienda lo siguiente para causar una buena primera impresión:
1. Cuando conozca a alguien que le llame la atención, actúe de forma entusiasta por haberlo/a encontrado y dele una sonrisa “ganadora”.
2. Salúdelo/a cálidamente con un “hola”. Demuestre en su voz que se alegra de verlo/a. ¡Pero no exagere!
3. La mejor introducción puede ser: Un elogio, hacer una pregunta, y luego presentarse uno mismo.
4. Mantenga la conversación mayormente sobre la otra persona. A las personas les gusta pensar que son el centro del universo.
5. Trate de conseguir intimidad en vez solo información con sus preguntas.

La couch en relaciones sociales nos cuenta que los 5 primeros minutos sirven para convencer a la audiencia, o en este caso al interlocutor o interlocutora, de que tiene algo bueno que decir. El “cómo” es lo que va a afectar a la primera impresión: cómo se viste, cómo habla, cómo mira, manifiesta.

“Muchos piensan que mientras más atractiva es una persona más difícil es iniciar una conversación. Una curiosa dinámica que ocurre cuando estamos emocionados e interesados es que sufrimos una parálisis. Te dices a ti mismo: ¿Qué digo? ¿Qué si piensa que soy un idiota? ¡Esa fue una pregunta tonta!, señala.

También considera que es importante tener en cuenta que ambos van a estar nerviosos al principio por lo que se debe procurar que la otra persona sepa que está segura con su compañía, siendo al menos semi coherente cuando de conversar se trata.