El simulacro se llevó a cabo en la concurrida playa Agua Dulce del distrito de Chorrillos y tuvo como refrencia un supuesto tsunami con olas de 25 metros.

La Municipalidad de Lima, organizadora de la actividad, contó con el apoyo de Defensa Civil y la Unidad de Salvataje de la Policía Nacional.

Se trata del primer simulacro de sismo y tsunami realizado en nuestra capital y que tuvo como finalidad inculcar la cultura de la prevención y orientar a los bañistas sobre cómo actuar en caso de una eventual emergencia.