Referencial/EFE

Al menos nueve soldados filipinos murieron este lunes y otros cuatro fueron heridos durante dos emboscadas del grupo rebelde comunista Nuevo Ejército del Pueblo (NEP) en el sur de Filipinas, informan medios locales.

La guerrilla comunista detonó una bomba al paso de un convoy militar en la localidad de Tulunan, en la región de Mindanao, y después abrieron fuego contra la camioneta del Ejército causando la muerte de ocho efectivos.

Otro soldado perdió la vida y cuatro resultaron heridos cuando fueron asaltados por otro grupo comunista mientras se dirigían al lugar del primer incidente, confirmó el teniente coronel Roy Galido al "The Star".

Los ataques son represalias por parte del NEP en respuesta a las recientes derrotas de los comunistas en enfrentamientos con el Ejército filipino, apuntó el portavoz militar.

El Nuevo Ejército del Pueblo, brazo armado del ilegal Partido Comunista de Filipinas, cuenta con unos 6.000 combatientes regulares y lleva 42 años alzado en armas contra las fuerzas gubernamentales, en un conflicto que ha causado cerca de 30.000 muertos.

EFE