La santería y el espiritismo son unas creencias populares que cada día van creciendo en Venezuela, donde se mezclan el culto y veneración a las deidades africanas y católicas.

El aumento de la santería puede atribuirse a la llegada de cubanos a Venezuela gracias al intercambio de médicos y otros profesionales centroamericanos por petróleo, iniciada por el fallecido expresidente Hugo Chávez.

A través de una ceremonia, los seguidores de la santería sacrifican animales en sus rituales con el objetivo de entrar en trance para poder comunicarse con sus ancestros.

Además de la santería, Venezuela también realiza ceremonias religiosas en honor a la diosa indígena María Lionza. Los fieles acuden a la montaña Sorte, en el estado Yaracuy, para las curaciones espirituales.

María Lionza es una deidad femenina mística autóctona del folklore venezolano, también conocida como María de la Onza, Lara o la Guaichía.

El ritual se inicia cuando las personas toman una bebida similar al té, luego son obligadas a masticar un cigarro, que los hace vomitar. Esta acción es considerada como fundamental en la primera etapa del proceso de curación.

La importancia que la religión de María Lionza tiene en Venezuela es tal que más de la mitad de la población ha participado en algún ritual ‘marialioncero’