Benedicto XVI, en su última jornada en el Vaticano, se despidió este jueves de los cardenales de la curia y los venidos a Roma para participar en el próximo cónclave que elegirá a su sucesor.

El encuentro, al que acudieron un centenar de cardenales, se celebró en la monumental Sala Clementina.
Los cardenales de la Iglesia Católica expresaron su "gratitud" a Benedicto XVI por sus ocho años de pontificado, que concluyen hoy, y por el "ejemplo" que les ha dado en este tiempo.

Así lo señaló el decano del Colegio Cardenalicio, Angelo Sodano, en un discurso de agradecimiento.

Por su parte, Benedicto XVI prometió "respeto incondicional y obediencia al nuevo papa", ante los cardenales que se despidieron de él en el Vaticano, en su último día como papa.

"Entre vosotros está el futuro papa, al que prometo mi respeto incondicional y obediencia. Continuaré rezando, especialmente en estos días (del cónclave)", afirmó Benedicto XVI, al que se le vio sereno y sonriente, en el discurso de despedida a los cardenales.

El papa Ratzinger, que a las ocho de la tarde de Roma (19.00 GMT) dejará de ser jefe de la Iglesia Católica, destacó la cercanía, solidaridad y consejos recibida de los cardenales en sus ocho años de pontificado.

Benedicto XVI abogó para que el Colegio Cardenalicio sea "como una orquesta, en la que la diversidad pueda llevar a una armonía acorde".

EFE