¿Cuál es el mejor vino?. El que le guste más a usted. Se cuestiona y responde el enólogo chileno Marco Puyo de Viña San Pedro quien llegó a Lima para ofrecer una cata vertical con Cabo de Hornos, uno de los vinos íconos de la cartera de esta prestigiosa bodega, cuyos orígenes se remonta a inicios de 1865.

La cata vertical que consiste en probar  de manera consecutiva el mismo vino, pero de diferente año de cosecha, fue una experiencia más que interesante.  Se puede empezar por la cosecha más antigua o la más reciente. No hay reglas.

Lo interesante fue conocer el comportamiento de la  Cabernet Sauvignon como varietal en las cosechas (1994, 1997,1999,2001 ) , y luego los vinos más recientes (2001,2005,2006) armonizados en un perfecta combinación del Cabernet Sauvignon con otras cepas como el Syrah y el Malbec en menor porcentaje.

Cabo de Hornos, cosecha 1994, 100 % Cabernet Sauvignon, expresa la tipicidad del terroir de Molina y la calidad proveniente de viñedos de más de 50 años. En el 2005 el enólogo Puyo comenzó a modernizar Cabo de Hornos sin perder  su esencia y la elegancia. Tiene un estilo propio.

Puyo confesó durante la cata, que le tomó más de un año definir la mezcla de Cabo de Hornos 2006. Particularmente fue mi preferido al igual que la cosecha 1997.

El nombre de Cabo de Hornos  hace honor a la zona más austral de Chile continental, donde convergen con fuerza las aguas de los océanos Pacífico y Atlántico