La polémica película "Camino", que aborda la agonía y muerte de una niña del Opus Dei, resultó la triunfadora de la XXIII edición de los premios Goya del cine español al conseguir seis galardones.

El filme dirigido por Javier Fesser aspiraba a siete premios y se llevó los Goya a mejor película, director, guión original, actriz principal (Carme Elías), actor secundario (Jordi Dauder) y actriz revelación (Nerea Camacho).

Las grandes derrotadas, al irse prácticamente de vacío, fueron "Los girasoles ciegos", de José Luis Cuerda, que aspiraba a quince premios, y "Sólo quiero caminar", de Agustín Díaz Yanes, con once nominaciones.

Benicio de Toro recogió el Goya el mejor actor por "Che, el argentino", de Steven Soderbergh, mientras Penélope Cruz recibió el premio a la mejor actriz secundaria por "Vicky Cristina Barcelona".

Es el tercer Goya de su carrera para la madrileña, de 34 años, que ya consiguió la estatuilla en 1999 por "La niña de tus ojos", de Fernando Trueba, y en el 2007 por "Volver", de Pedro Almodóvar.

Como mejor película hispanoamericana resultó ganadora la chilena "La buena vida", de Andrés Wood.

Wood no acudió a España para recoger el premio, que entregó la cantante y actriz española Leonor Watling y con el que la película chilena se impuso a la uruguaya "Acné", la mexicana "Lake Tahoe" y la colombiana "Perro come perro".

La rumana "Cuatro meses, tres semanas, dos días", se llevó el premio a la mejor película europea del año, mientras que el veterano director Jesús Franco recibió emocionado y en silla de ruedas el Goya de Honor.

EFE