sopa

El chef ejecutivo Jesus Jaime, de sazón piurana, no duda en innovar a la hora de  presentar sus platos utilizando productos de la zona que crecen en la hacienda que pertenece al hotel, uno de los más destacados del lugar que tiene una capacidad para 300 habitaciones.

La palta que crece todo el año, el mango, el tamarindo, las naranjas y mandarinas son los productos que el chef combina a la perfección con la tilapia y trucha que se crían en las once lagunas de propiedad de la familia Guizado Portillo.

Entre los platos más emblemáticos que destacan en la carta están: La Sopa Seca estilizada, esta no lleva carapulcra revoloteada en el plato, como la presentan en Chincha o Cañete. También resalta el risotto de pato,  cuya ave es cocinada a fuego lento por espacio de seis horas. El tiradito de trucha con jugos de cítricos es una de las entradas imperdibles de la carta.

Para los fines de semana se ofrece a los huéspedes caja china y parrilla frente a la piscina, como una manera de interactuar con los clientes que fríen sus propias carnes.