Al año, existen decenas de mujeres que denuncian acoso en el transporte público. | Fuente: RPP Noticias

"Sentí como una especie de hormigueo en la pierna, volteo y me doy cuenta de que este tipo estaba manoseando mi pierna, entonces lo primero que sentí fue bastante miedo, me bajé del bus y me paralice, me marcó porque hasta ahora lo recuerdo". 

Soledad tiene 26 años y para ir a trabajar diariamente tiene que usar el transporte público, lo que, según manifiesta, la ha expuesto más de una vez a acosos e incluso tocamientos indebidos por parte de inescrupulosos sujetos.

Según el Instituto de Opinión Pública de la Universidad Católica, 7 de cada 10 mujeres entre 18 a 29 años han sido víctimas de acoso sexual callejero a nivel nacional. En lo que va del año, 16 mujeres han denunciado haber sufrido tocamientos indebidos en los buses y estaciones del Metropolitano.

Las unidades de transporte público, por la aglomeración de personas en horas punta, se han convertido en espacios recurrentes para estos actos ilegales.

¿Qué dice la ley sobre el acoso en el transporte y en los espacios públicos?

“En el Código Penal tenemos el artículo 183 que sanciona los actos contra el pudor público con una pena privativa de la libertad no menor de 2 ni mayor de 4 años”, explica la abogada Patricia Simons.

La Ley 30314, que previene y sanciona el acoso sexual en espacios públicos, establece que este puede manifestarse no solo a través de tocamientos, sino también por medio de gestos, palabras y exhibicionismo. Los individuos que cometan estos actos pueden enfrentar penas que van entre los 3 hasta los 5 años de prisión.

Es importante la colaboración de los sistemas de transporte en la lucha contra el acoso.

Fernando Pereda, presidente de Protransporte, entidad de la Municipalidad de Lima que administra el sistema del Metropolitano y los corredores, detalla el procedimiento que deben seguir las personas víctimas de estos hechos.

“Lo primero que lo que tiene que hacer la víctima es decirle a su acosador su incomodidad. Inmediatamente se activa un protocolo dentro de sistema, el bus se detiene en la siguiente estación, lo conducen entonces a la comisaría con el reporte, inmediatamente se identifica y se detiene al infractor”, dijo.

Las leyes ya están hechas. Solo queda sumar esfuerzos para detener el acoso en el transporte público y en las calles.


¿Qué opinas?