privada

Una dieta baja en fibra, el cambio de leche materna por maternizada y problemas físicos, son las principales causas de estreñimiento en niños pequeños, sostuvo Fernando Sumalavia, médico pediatra de la clínica Maison de Sante.

Sin embargo señaló que es importante diferenciar si el estreñimiento obedece a problemas de alimentación o a alguna malformación congénita.

Tenemos que ver la forma de deposición, si son bolitas secas y duras que el niño hace con mucho esfuerzo y tiene pavor ir al baño, lo más probable es que sea por una dieta deficiente en fibra o líquidos, si el niño demora más de una semana en hacer deposiciones debemos investigar otras causas” señaló en RPP Noticias.

Precisó que cuando un niño deja de defecar por más de dos días, producto de falta de fibra en la alimentación, las heces se tornan más secas y duras, provocando intenso dolor en el pequeño al momento de expulsar las heces, lo que le genera un intenso temor agudizando el cuadro.

 “Tenemos un reflejo que se llama gastro cólico, que a los minutos de ingerir alimentos nos da la sensación de querer ir al baño, el niño estreñido va a sentir esa sensación pero al recordar el dolor va a aguantar, entonces luego de 10 o 20 minutos, se pierde el reflejo, las heces vuelven a ascender y con el paso de las hora o días se forma una bola más grande y seca, empeorando el problema”, explicó.

Para aliviar los cuadros de estreñimiento, el especialista recomendó utilizar un ablandador de heces, que a diferencia de los laxantes no actúa a nivel de la motilidad intestinal.

Se puede usar lactulosa, un ablandador de heces, debe usarse entre cuatro meses y un año, porque el niño debe volver a confiar en que no le dolerá defecar y eso tomará buen tiempo, pero es indispensable que la medicación vaya acompañada de una dieta importante en frutas y verduras por su alto contenido en fibra” resaltó.