EFE

Corea del Norte posee hasta un centenar de misiles de precisión KN-02, con un alcance de hasta 170 kilómetros, aseguró este martes una fuente de Defensa de Seúl, después de que los pasados días el Ejército norcoreano lanzara varios proyectiles al mar.

"Se estima que Corea del Norte acumula alrededor de cien misiles KN-02, teniendo en cuenta el número de lanzaderas", indicó un alto funcionario del Ministerio de Defensa de Seúl a la agencia local Yonhap.

El Gobierno surcoreano cree que este tipo de misiles de corto alcance, de fabricación norcoreana -basados en los soviéticos Tochka o Scarab-A- pueden recorrer distancias de 170 kilómetros y no de 120 kilómetros, como se estimaba anteriormente.

La fuente también afirmó que el régimen de Kim Jong-un puede desplegar hasta 30 vehículos lanzadera para disparar los KN-02.

Este tipo de misiles alimentados con combustible sólido plantean, según los expertos, un mayor desafío a la defensa de Corea del Sur, ya que su recarga en las lanzaderas lleva solo 15 minutos, alcanzan su velocidad máxima a los 3 o 4 minutos tras el disparo, y su lanzamiento resulta muy difícil de detectar de forma anticipada.

El Ejército de Corea del Sur ha elevado su alerta por la amenaza de misiles norcoreana en los últimos días, después de que el Ejército del país vecino lanzara al mar el pasado jueves y el lunes, al menos 13 proyectiles de corto alcance.

Estas acciones del régimen de Kim Jong-un se consideran una respuesta a los ejercicios militares anuales Foal Eagle y Key Resolve, que Seúl y Washington llevan a cabo estos días en territorio y aguas de Corea del Sur.

El Key Resolve finalizará el próximo 9 de marzo, y el Foal Eagle se prolongará hasta el 18 de abril, por lo que no se descartan nuevos lanzamientos de misiles norcoreanos en las próximas semanas.

En la primavera del año pasado Corea del Norte reaccionó a estos dos ejercicios conjuntos con una larga e intensa campaña de hostilidades, que también incluyó disparos al mar de misiles de corto alcance.

EEUU mantiene 28.500 efectivos militares en Corea del Sur y se compromete a defender a su aliado ante un hipotético ataque del Norte como herencia de la Guerra de Corea (1950-53), conflicto que se cerró con un alto el fuego, en vez de con un tratado de paz, y que por lo tanto mantiene a los dos vecinos técnicamente en guerra.

EFE