Una niña de siete años que padecía de leucemia sanó luego de ser sometida en un hospital de Filadelfia a un tratamiento experimental que utiliza una forma modificada del virus del sida.

Se trata de Emily Whitehead, quien fue sometida a una alteración genética del VIH, luego de luchar durante dos años contra un cáncer de sangre y enfrentar desalentadoras perspectivas.

Los médicos retiraron millones de linfocitos T, o células T, de la niña para modificarlos en laboratorio con la alteración del virus del sida y volver a inyectarlos en su cuerpo, recoge Infobae.

"Para que los linfocitos T ataquen el cáncer, tuvimos que agregar un nuevo gen. Ese gen les permite producir una proteína que las conduce a atacar al cáncer", explicó Stephan Grupp, pediatra especializado en cáncer en el hospital de Filadelfia.

Explicó que para que ese nuevo gen penetre en las células T, se utiliza un virus, desarrollado a partir del virus del sida. Pero todos los elementos del virus VIH que pueden provocar una enfermedad fueron retirados.

La paciente "no fue tratada con el virus del sida desactivado", sino que "se extrajeron células de su cuerpo y se las trató para incorporarles el nuevo gen", continuó.

Tras el inicio del tratamiento, la niña cayó gravemente enferma a raíz del aumento de una proteína, resultado directo de la implantación de células modificadas. Un medicamento permitió frenar la producción y Emily se restableció rápidamente.

Actualmente, el cáncer ha desaparecido de su cuerpo: "Hemos verificado su médula ósea para ver si la enfermedad había regresado tres y seis meses después del tratamiento y no hay ningún rastro", afirmaron los médicos.