Wikimedia Commons

Un artefacto que contenía 1.200 gramos de pólvora y un kilo de tornillos encontrado junto a un confesionario de la catedral madrileña de La Almudena fue desactivado este jueves por artificieros de la Policía, sin que causara heridos ni daños.

Fuentes de la investigación informaron a EFE de que los especialistas en desactivación de explosivos han determinado que el artefacto tenía 1.200 gramos de pólvora y no 200 como indicó inicialmente la Policía.

El artefacto explosivo, muy rudimentario, tenía, además de la pólvora y un kilo de tornillos, una bombona pequeña de gas butano, un reloj despertador y un detonador.

Estaba "preparado para explotar" técnicamente, aunque no se sabe si se había programado para hacerlo en un momento determinado, informaron las fuentes policiales, que indicaron que el artefacto fue descubierto por un sacerdote de la catedral, quien desalojó el templo y alertó a la Policía.

El explosivo se encontraba dentro de una bolsa que fue descubierta por dicho sacerdote al salir del confesionario.

Los Tedax (especialistas en desactivación de artefactos explosivos) desactivaron el explosivo sin que se hayan producido heridos ni daños materiales.

Los investigadores sospechan que el artefacto pudo ser colocado por un grupo antisistema, aunque no descarta la hipótesis de que pudiera tratarse de una acción llevada a cabo por una persona desequilibrada, según indicaron a EFE fuentes policiales.

Como medida preventiva, la Policía mantuvo acordonada durante varias horas la catedral, impidiendo la entrada en la misma de feligreses y turistas. EFE

EFE