EFE

El servicio de sanidad irlandés (HSE) descartó hoy que un hombre fallecido ayer en Irlanda tras regresar de Sierra Leona hace dos semanas estuviera infectado con el virus del Ébola.

Los restos de Dessie Quinn, de 44 años, fueron aislados en el depósito del hospital de Letterkenny, en el norte del país, a la espera de que se conocieran los resultados de los test, informó el HSE.

"El departamento de sanidad ha confirmado que las muestras de laboratorio de un individuo que regresó recientemente de África han dado negativo para el virus del Ébola", afirmaron las autoridades irlandesas en un comunicado.

Quinn, que era tratado por malaria, fue hallado muerto en su casa en Mountcharles (norte de Irlanda) y las autoridades sanitarias activaron mecanismos de alerta al conocer que había regresado hace dos semanas de una zona de África azotada por el virus.

"Los procedimientos para control de infecciones, que fueron iniciados como medida de precaución, van a ser levantados", informó el HSE, que expresó sus condolencias a los allegados de Quinn por su pérdida.

El fallecido había recibido tratamiento por malaria en Sierra Leona, donde trabajaba para una compañía irlandesa de cableado.

A pesar de las sospechas sobre su posible infección por ébola, ninguna de las personas que estuvieron en contacto en Irlanda con Quinn fue puesta en cuarentena ayer por la noche, según informó la televisión pública irlandesa, RTE, si bien el servicio de salud aseguró que estuvo en contacto con la familia "desde el primer momento".

El fallecido había regresado de Sierra Leona tras infectarse de malaria, si bien su evolución parecía positiva, hasta el punto de que se había reunido con amigos el pasado fin de semana.

EFE