Jorge Apazza, quien se desempeña como docente en la localidad de Juliaca, en Puno, denunció que de forma irregular han cambiado su régimen de jubilación.

Apazza se dio con la sorpresa luego cuando en el año 2005, en su boleta de pago, figurara la AFP Profuturo como institución elegida para que maneje su fondo de jubilación. 

Luego de solicitar su récord de aportaciones,  el educador descubrió que en el año 1996 empezó a aportar a dicha AFP, cuando normalmente lo hacía a la ONP, desde el año 1989, fecha en que inició sus labores en el Ministerio de Educación.

Tras realizar la denuncia ante la Superintendencia de Banca y Seguros y el Instituto Nacional de Defensa de la Competencia y de la Protección de la Propiedad Intelectual –INDECOPI-, AFP Profuturo presentó el contrato de afiliación supuestamente firmado por el denunciante, pero para sorpresa de todos, dicho documento no tiene firma ni huella digital.

A pesar que Indecopi diera una resolución, a fines del 2011, obligando a la AFP Profuturo anular dicho contrato y devolver las aportaciones realizadas, la empresa no acata el mandato.

Sepa más: