Efectos graves del estrés

El estrés (del inglés stress, 'tensión') es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada.
RPP/Claudia Alarco

 

El estrés es uno de los enemigos más grandes de la pareja, la afecta desde muchos ángulos. Uno de ellos es que la persona que está estresada pierda la capacidad de imaginar y querer acercarse a su pareja. Lo único que quiere es tratar de descansar, con lo cual se apaga un poco la sexualidad. Pero esta no es la única razón, el estrés también puede llevar a la persona a tener un agotamiento físico e incluso trastornos físicos como hipertensión arterial, gastritis, problemas intestinales y uno más grande que es la impotencia. 

El estrés es una respuesta natural y necesaria para la supervivencia, a pesar de lo cual hoy en día se confunde con una patología. Esta confusión se debe a que este mecanismo de defensa puede acabar, bajo determinadas circunstancias frecuentes en ciertos modos de vida, desencadenando problemas graves de salud.

Llevar una vida de estrés tiene implicaciones variadas. Por un lado están todas las alteraciones fisiológicas, y por otro están las complicaciones de orden emocional. El estrés es un elemento que aumenta la sensación de agravio en las relaciones sociales, familiares y laborales, al mismo tiempo en que figura como herramienta de distorsión de la realidad. Vivir bajo estrés implica, entonces, no solamente un deterioro físico, sino también psicológico y relacional.

El estrés provoca inmunodepresión. La liberación de hormonas de estrés inhibe la maduración de los linfocitos, encargados de la inmunidad específica. El origen del estrés se encuentra en el cerebro, que es el responsable de reconocer y responder de distintas formas a los estresores. Cada vez son más numerosos los estudios que corroboran el papel que juega el estrés en el aprendizaje, la memoria y la toma de decisiones. 

Factores desencadenantes Los llamados factores estresantes son las situaciones desencadenantes del estrés y pueden ser cualquier estímulo, externo o interno (tanto físico, químico, acústico o somático como sociocultural) que, de manera directa o indirecta, propicie la desestabilización en el equilibrio dinámico del organismo (homeostasis).

Una parte importante del esfuerzo que se ha realizado para el estudio y comprensión del estrés, se ha centrado en determinar y clasificar los diferentes desencadenantes de este proceso. La revisión de los principales tipos de estresores que se han utilizado para estudiar el estrés, nos proporciona una primera aproximación al estudio de sus condiciones desencadenantes, y nos muestra la existencia de diez grandes categorías de estresores:

 

1. situaciones que fuerzan a procesar información rápidamente,

2. estímulos ambientales dañinos,

3. percepciones de amenaza,

4. alteración de las funciones fisiológicas (enfermedades, adicciones, etc.),

5. aislamiento y confinamiento,

6. bloqueos en nuestros intereses,

7. presión grupal,

8. frustración.

9. no conseguir objetivos planeados.

10. relaciones sociales complicadas o fallidas.

 

Aporte brindado por el doctor Daniel Aspilcueta- Director de INPPARES

Teléfono: 640-2002

Nuestro Invitado: Dr. Daniel Aspilcueta- Director de INPPARES

***************

Para participar en nuestro programa, puedes contactarte con nosotros a los números: 212-4100, 212-7165 y desde provincias gratis al 080013140.

Recuerda poner tu edad y tus comentarios no deben exceder las seis líneas.

Era Tabú, de lunes a viernes a partir de las 4.30 de la tarde por RPP Noticias.

***************

Si eres oyente de Era Tabú, no te olvides de seguirnos también por el Facebook. Ingresa a Era tabú y da clic a Me Gusta.

***************

Producción: Claudia Alarco La Cruz