EFE

Al menos 50 peregrinos asistentes a una concentración sufí que reúne cada año a casi un millón de personas en Sehwan, en el sur de Pakistán, murieron a causa del fuerte calor y la falta de agua potable, dijo este jueves a Efe una fuente de la Policía.

"Este año ha hecho más calor que en ediciones anteriores y la falta de agua y comida resultó fatal para al menos 50 personas, en su mayoría mujeres de avanzada edad", explicó un agente policial de la localidad afectada, Amán Ulá.

La reunión en honor del santón sufí Lal Shabaz Qalandar convocó este año a unas 800.000 personas, que llegaron el lunes a Sehwan para iniciar tres días de festejos, pero las autoridades no dispusieron de la mínimas instalaciones para la multitud, según medios locales.

En vísperas del tradicional peregrinaje, que se celebra desde hace 761 años, la administración local prometió en vano que proveería agua y suministros básicos para los visitantes, de acuerdo con el diario "Express Tribune", que eleva el número de muertos a 53.

Según la Policía, solo ayer murieron 18 personas, mientras que entre el lunes y el martes falleció otra treintena sin que las autoridades pusieran remedio a la situación provocada por la aglomeración y el calor extremo, muy por encima de los 40 grados.

Las peregrinaciones masivas son habituales en el sur de Asia y a menudo provocan la muerte de muchos de los asistentes, ya sea por estampidas, pobres infraestructuras o por accidentes de los sobrecargados transportes que llevan a la multitud al lugar de encuentro.

EFE