Gran impotencia y dolor dejaron relucir los familiares de los escolares asesinados en la escuela Sandy Hook, en el Estado de Connecticut, Estados Unidos.

El espeluznante crimen dejó a 20 niños y a siete adultos sin vida, entre ellos el director y al psicólogo de la escuela.

El hecho ha conmocionado a Estados Unidos. Se trata de un tiroteo más en la historia de este país, donde tener armas es un derecho y por lo cual se expenden como cualquier producto.

En los últimos 20 años, Estados Unidos ha sufrido al menos 20 tiroteos con consecuencias desgraciadas que han dejado una huella de violencia y odio en varias generaciones.