Por la superpoblación de las palomas en las plazas de Montevideo, la División Salud de la Intendencia de Montevideo (IM) decidió apelar a gavilanes para combatirlas. luego de ser declaradas plaga por daños que provocan a los monumentos y las enfermedades que transmiten.

La IM asesora a los edificios para que eviten que las palomas aniden en sus techos y ventanas pero además la división de Espacios Públicos empezó a fines del año pasado un plan piloto de control de las palomas con cetrería, en tres plazas céntricas.

Para lograr ahuyentar a las palomas, un entrenador libera en la plaza al gavilán, que sobrevuela la plaza durante un rato o se posa en algún árbol. Su sola presencia alerta a las palomas, que se alejan del lugar hasta que el ave rapaz se va.