El Gobierno británico presentará mañana su plan para legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, una medida que apoya el primer ministro conservador, David Cameron, y que cuenta con la oposición de un sector importante de su partido.

Tras un periodo de consulta, la ministra de Cultura e Igualdad, Maria Miller, detallará a las 12.30 GMT en el Parlamento el contenido de su propuesta de ley con la que el Gobierno pretende aprobar las bodas gays durante esta legislatura, que acaba en 2015.

La intención del Gobierno, que llevó a cabo un periodo de consulta público sobre la medida de marzo a junio, es que la ley se vote en el Parlamento el año próximo, según confirmó a Efe un portavoz del Departamento de Cultura e Igualdad.

Se espera que la propuesta, además de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo, incluya la posibilidad de que las iglesias de Inglaterra y Gales puedan oficiar esas ceremonias aunque no estarán obligadas a hacerlo.

El primer ministro británico y líder tory, David Cameron, ha expresado su total apoyo a la medida y la semana pasada aseguró que es "completamente partidario del matrimonio" pues los homosexuales no deben quedar excluidos de "esta gran institución".

"Pero si hay alguna iglesia, sinagoga o mezquita que no quiera celebrar una boda gay, en ningún caso serán forzadas a hacerlo", aseguró el "premier" británico, que dará libertad de voto a su partido en esta ley.

Los planes cuentan con una fuerte oposición de un centenar de diputados conservadoras, pero es apoyada por los liberaldemócratas, que gobiernan en coalición con los "tories", y el Partido Laborista, primero de la oposición.

Además, destacadas figuras conservadoras han mostrado su apoyo a la aprobación del matrimonio homosexual, entre los que destacan la ministra de Cultura, Maria Miller, el alcalde de Londres, Boris Johnson, y el ex primer ministro John Major (1990-97).

En un comunicado emitido a través de la recién creada plataforma de apoyo a los gays "Freedom To Marry" (Libertad para casarse), puesta en marcha por un grupo de tories, Major instó hoy al Ejecutivo de David Cameron a "seguir adelante" con su plan de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Según Major, esa propuesta gubernamental es "un intento valiente y genuino de ofrecer seguridad y comodidad a personas que, por el momento, podrían estar juntas y, sin embargo, sentirse separadas".

"Comprendo absolutamente que muchas personas puedan encontrar esto difícil de aceptar, como le ocurrirá a las iglesias, pero el primer ministro ha dejado claro que las iglesias serán libres de adoptar sus propias decisiones sobre si oficiar esos matrimonios y éste es el enfoque adecuado", dijo el exlíder tory.

EFE