EFE

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, celebró las buenas noticias sobre la salud de su colega argentina, Cristina Fernández, con quien acordó avanzar en la preparación de un encuentro que sostendrán en marzo, informó hoy la cancillería en Caracas.

Chávez se comunicó telefónicamente con Fernández ayer, miércoles, "en ocasión de transmitirle su alegría por las buenas noticias sobre su salud surgidas tras la intervención quirúrgica del día 4 de enero", reza un comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores.

Fernández fue intervenida para la extracción de la glándula tiroidea, después de que el primer diagnóstico de la presidenta, de licencia hasta el próximo 24 de enero, había indicado que padecía un carcinoma papilar en el lóbulo derecho de la tiroides, por lo que le fue realizada una tiroidectomía total.

Sin embargo, el último análisis médico, difundido el pasado 7 de enero, minutos antes de que Fernández recibiera el alta, reveló que la glándula tiroidea que le fue extraída presentaba "adenomas foliculares", es decir, un tumor benigno.

El informe de la cancillería indicó que, al confirmar esta noticia, Chávez y Fernández "renovaron su compromiso de seguir trabajando" en la agenda de cooperación bilateral y en "seguir promoviendo e impulsando la ecuación de desarrollo para toda la región".

Además, acordaron que el 18 y 19 de enero el ministro argentino de Planificación, Julio De Vido, visite a Venezuela y se incorpore el nuevo embajador de ese país en Venezuela, Carlos Cheppi, para preparar la agenda de la reunión que ambos presidentes sostendrán en Argentina en la primera quincena de marzo.

Igualmente, revisaron el avance del Banco del Sur, agregó el documento oficial.

Chávez ha dicho que le parece "muy extraño" que en "tan poco tiempo" les hayan diagnosticado cáncer a los presidentes de Paraguay, Fernando Lugo, y Brasil, Dilma Rousseff, cuando aún era ministra; al exgobernante brasileño Luiz Inacio Lula Da Silva, y a él mismo.

El presidente asegura que no ha acusado a EE.UU. de inducir la enfermedad, pero ha especulado sobre la posibilidad de que el avance científico pueda haber llegado hasta ese punto y afirmó que la CIA comenzó hace 60 años investigaciones para producir enfermedades en líderes "no afectos" a sus intereses. EFE