La cesárea tiene un efecto negativo sobre la lactancia materna

El creciente número de cesáreas en los últimos años ha provocado una disminución del período de lactancia materna de los bebés.
Cortes

Es evidente, y avalado científicamente por investigadores de la Universidad de Padua (Italia), que la cesárea tiene un efecto negativo sobre la lactancia materna.

Los doctores Eduardo Cuestas y José Luis Aparicio, han revisado el estudio para la revista Evidencias en Pediatría:

Para realizar el estudio se han analizado los datos de más de 1.500 niños según el tipo de parto que han tenido (vaginal, cesárea de urgencia y cesárea programada). Tras un seguimiento de la madre y el bebé al momento del alta hospitalaria, a los siete días, y a los tres y a los seis meses se registraron las tasas de prevalencia de lactancia materna de acuerdo con los criterios de la OMS.

Según los resultados:
•    La cesárea programada y la de urgencia están asociadas a una disminución de las tasas de lactancia materna exclusiva comparadas con el parto vaginal. Es decir, que los bebés nacidos por cesárea toman menos leche materna.
•    Entre los factores que influyen en que los bebés nacidos por cesárea sean amamantados durante menos tiempo, la principal causa es la dificultad que tienen las madres que han sufrido una cesárea para dar el pecho a sus bebés en la sala de partos y en las horas posteriores al parto.
•    La prevalencia de lactancia materna exclusiva en la sala de partos fue significativamente superior después del nacimiento por parto vaginal (71,5 por ciento) comparado con el nacimiento por cesárea (3,5 por ciento)
•    Hubo diferencia en el intervalo de tiempo entre el nacimiento y el primer amamantamiento: En los nacidos por cesárea fue de 10,4 horas, mientras que en los nacidos de partos vaginal fue de 3,1 horas, como promedio. Recordemos que la primera hora es muy importante, el amamantamiento precoz es clave para el establecimiento de una lactancia exitosa.
•    El nacimiento por vía vaginal presentó tasas de prevalencia de lactancia materna exclusiva significativamente mayores que los nacidos por cesárea programada (85,95 por ciento versus 74,5 por ciento a los siete dias, 69,9 por ciento versus 55,1 por ciento a los tres meses y 59 por ciento versus 46,6 por ciento a los seis meses).