Niña fue vista por última vez conversando con un hombre. | Fuente: vía TV PERÚ

Rubiliz Quispe denunció la desaparición de su hija de seis años Lucecita Abigail Amasifuén Quispe (6). El hecho ocurrió alrededor de la 1:00 p.m. de la tarde del sábado. Cámaras de seguridad captaron a la menor conversando con un hombre en las afueras de un restaurante, ubicado a pocos metros de su casa en el jirón General Valdez, en La Victoria.

La pareja de la madre contó que la pequeña Lucecita Abigail y su hermanito fueron a comprar unos plátanos para el almuerzo. Cuando regresó del mercado, ella dijo a su padrastro que había una persona que estaba regalando juguetes.

“’Papá, allá donde venden menú ahí están regalando juguetes', me dijo. No le prestamos atención. Al momento de servir el almuerzo, ahí mi pareja se percata que la bebé no está, salió a buscar y no la encontró. Salimos a dar la vuelta a la manzana y no la encontramos”, contó el padrastro de Abigail a TV Perú. 

“Me acerqué a la señora del almuerzo y me dijo, ‘tu hija estaba conversando con un señor en un auto rojo’. Otra señora más la vio en el asiento de copiloto del auto”, añadió.

De inmediato, la madre de Lucecita Abigail fue a denunciar este hecho a la comisaría de San Cosme. Sin embargo, señalaron que no prestaron atención a la denuncia, recién luego de tres horas y cuando el hecho fue reportado en los medios de comunicación, llegaron al lugar de la desaparición para iniciar las indagaciones. La Dirincri, finalmente, ha asumido las investigaciones correspondientes.

La administradora del restaurante dijo a las autoridades que el hombre que es visto en las cámaras junto a la niña era un cliente asiduo del lugar desde hace un mes.

La familia de Lucesita Abigail señaló que el padre biológico, Henry Amasifuén, no se hace cargo de la niña y que solo la ha visitado un par de veces. “Nunca ha tenido interés en mi hija”, dijo Rubiliz Quispe a Canal N ante la posibilidad que pueda estar envuelto en la desaparición de la menor. 

Según la madre de Lucecita Abigail, las cámaras de seguridad captaron el momento en que el hombre del auto rojo se acercó y conversó con la niña al momento en que iba a comprar al mercado. Luego se la ve regresando a su casa y saliendo nuevamente para acercarse al auto que estaba estacionado frente al restaurante.

La menor vestía un enterizo rosado y sandalias verdes.

¿Qué opinas?