Los abogados de Polanski piden su libertad por fallos de procedimiento

La defensa del director presentó ante una Corte de Apelaciones un escrito en el que se citan comportamientos poco profesionales del juez encargado del proceso
Foto: Difusi
Los abogados del cineasta Roman Polanski solicitaron hoy la libertad de su cliente ante un tribunal de la ciudad estadounidense de Los Ángeles tras presentar nuevos indicios de errores de procedimiento en el caso abierto contra él en 1977 por abusar de una menor.  

La defensa del director ganador de un Óscar por "The Pianist" (2002) presentó ante una Corte de Apelaciones del distrito de esa ciudad californiana un escrito en el que se citan comportamientos poco profesionales del juez encargado del proceso abierto contra Polanski, Laurence J. Rittenband, hace más de 30 años.  

El documento describió conversaciones entre el magistrado y dos máximos representantes de la fiscalía por aquel entonces, Michael Montagna y Stephen Trott, y cómo se bloqueó el trámite para apartar a Rittenband del caso a pesar de indicios de que había actuado impropiamente.  

Al parecer Montagna y Trott impidieron que prosperara una petición del ayudante del fiscal Roger Gunson para apartar al juez del proceso aunque "había admitido sus conductas incorrectas", según el informe de los abogados.  

Polanski, de 76 años, fue denunciado por la violación de una niña de 13 años después de una sesión fotográfica en Los Ángeles y huyó a Francia en 1978, desde donde no puede ser extraditado, para evitar un juicio en Estados Unidos.  

El pasado mes de septiembre la policía suiza detuvo al cineasta en cumplimiento de una orden de busca y captura emitida por EE.UU. contra Polanski y desde entonces se encuentra en arresto domiciliario en el país alpino a la espera de que se produzca su extradición para ser juzgado en Los Ángeles.  

La petición de libertad presentada hoy por la defensa del realizador es el último capítulo de una larga lucha legal por conseguir que se desestimen los cargos que pesan sobre él o, al menos, lograr que se dicte sentencia sin que esté presente.  

Los abogados volvieron a intentar invalidar el juicio apelando a los fallos de procedimientos que ya fueron puestos en evidencia por el documental "Roman Polanski: Wanted and Desired" (2008).  

En esa producción se testimonió que en 1977 Rittenband decidió enviar a prisión por más de 40 días a Polanski y que posteriormente tenía la intención de volver a encarcelarlo por un período similar desoyendo los informes carcelarios que lo desaconsejaban.  

El magistrado ya falleció y Trott y Gunson no han dado más detalles públicos sobre lo ocurrido, mientras que Montagna rechazó que mantuviera cualquier tipo de conversación con Rittenband.  

Los fiscales encargados del caso actualmente mantienen que todas las acusaciones sobre cómo fue el proceso hace más de 30 años no deberían tomarse en consideración hasta que Polanski sea entregado a las autoridades estadounidenses.  

Un criterio con el que hasta ahora ha coincidido el juez Peter Espinoza, quien ha heredado el caso.  

EFE