Miles de personas piden legalización de la marihuana en Río de Janeiro

Manifestantes piden al Supremo Tribunal Federal que declare inconstitucional artículo de Ley de Tóxicos que tipifica como delito el cultivo y posesión de dicha sustancia.
Foto referencial

Miles de personas se manifestaron este sábado en Río de Janeiro para pedir a las autoridades brasileñas que den pasos en favor de la legalización de la marihuana, informaron fuentes policiales y de los organizadores.

Los manifestantes, convocados por el colectivo "Marcha de la marihuana", avanzaron por la popular playa de Ipanema, en la zona sur de la ciudad, ataviados con réplicas en cartón de la popular hoja de cannabis sativa.

Una fuente de la Policía Militar calculó en 2.000 el número de personas adheridas a la multitudinaria protesta.

Sin embargo, el abogado André Barros, miembro del colectivo, situó entre 5.000 y 10.000 la cifra de participantes en el acto, que se desarrolló en ambiente festivo y contó con el apoyo de una banda de música.

El inicio de la marcha estaba previsto para las 16.20 de la tarde, un momento de valor simbólico para los consumidores de cannabis que consideran que esa es la mejor hora para el consumo de marihuana.

Los manifestantes piden al Supremo Tribunal Federal de Brasil (STF) que que declare inconstitucional el artículo de la Ley de Tóxicos que tipifica como delito el cultivo y posesión de la citada sustancia.

Para Álvaro Americo, político municipal de Río de Janeiro, es positiva la legalización de la sustancia con fines medicinales para combatir los efectos de enfermedades como el Alzheimer o el cáncer.

Mientras, Camila, estudiante universitaria, explicó a Efe que defiende la legalización de la marihuana como la mejor fórmula para acabar con la violencia que causa en zonas deprimidas el control del tráfico ilegal.

Desde que el STF autorizó la convocatoria de manifestaciones para exigir la legalización de la citada hierba, el colectivo "Marcha de la Marihuana" ha organizado abundantes actos de protesta para llamar la atención de las autoridades y la población.

EFE