Ocho barrios del Callao entregan 31 armas de fuego a las autoridades

"La población de los penales y sus familiares son conscientes de la violencia y están hartos de la muerte de sus seres queridos y allegados", dijo el jefe del INPE, Jose Luis Pérez Guadalupe.
RPP / Walter Neyra

Representantes de ocho barrios considerados de alto riesgo del Callao entregaron 31 armas de fuego a las autoridades, como consecuencia de una campaña de pacificación liderada por la Región Policial Callao y el Instituto Nacional Penitenciario y que se inició en el establecimiento penitenciario del Callao (Sarita Colonia).

El jefe del INPE,  Jose Luis Pérez Guadalupe, explicó que este acto sin precedentes de entrega de armas es el fruto de una iniciativa que se inició en el penal como un intento de unificar y terminar con las rencillas entre los grupos de internos que representan a diferentes zonas de la Provincia Constitucional y que mantienen conflictos, que detonan la violencia.

“La población de los penales  y sus familiares son conscientes de la violencia y están hartos de la muerte de sus seres queridos y allegados. Les dijimos que si quieren la paz, que construyan la paz. En trabajo conjunto con ellos organizamos un campeonato de fútbol entre barrios como vía de unión e interacción, ya no era un asunto de pabellones, era un asunto del distrito”, explicó el titular del INPE.

Posteriormente, y con la colaboración directa de la Policía Nacional representada por  el general Alfredo Bacilio, jefe de la Región Policial Callao, se pudieron dar las primeras reuniones con los pobladores de las zonas identificadas para dar los primeros pasos de la pacificación.

“Se les explicó que ellos, como parte de estos grupos, tenían la influencia para frenar la violencia. Esto dio el resultado que actualmente vemos, la entrega de 31 armas en solo dos días de trabajo en esos barrios”; detalló.

Entre las  armas recibidas, con origen en el mercado negro que está siendo investigado,  se encontraron fusiles retrocarga, revólveres calibre 38 y pistolas de 9 milímetros denominadas Parabellum.

Por su parte el general Bacilio señaló que si bien el número total de armas ilegales en manos de la delincuencia no se conoce, las acciones realizadas a la fecha hace pensar con son optimismo y auguran un buen resultado en este aspecto.

Destacó finalmente que tras el proceso de investigación correspondiente, las armas serán destruidas o procesadas para servir como instrumentos de agricultura.

Cabe destacar que las zonas mencionadas están ubicadas en Cercado Callao (intersección entre los jirones Miró Quesada y Puno,  la avenida Ex Saloom y Unidad Modelo, la avenida Vigil y jirón Ancash.

También los jirones Atahualpa y Miró Quesada; la urbanización Chacaritas (intersección entre la calle Cuarta y el  jirón Zepita); la Perla Baja (intersección entre los jirones Bolognesi y Huáscar) y la Siberia (asentamiento humano Víctor Gonzales).

Andina