Minsa

Estos estudios señalan que estímulos como los golpecitos en el vientre, sonidos suaves y melodiosos, la voz humana, especialmente de la madre, así como las vibraciones y la luz, son placenteros para el bebé. A todas estas prácticas se les denomina: Estimulación prenatal.

“Las madres deben acudir a sus controles prenatales pero también a las clases de estimulación temprana. Los niños desde el vientre sienten y escuchan y las madres deben promover un adecuado desarrollo de sus niños, todo lo que la madre sienta será transmitido a su bebé”, indicó Pilar Asán, obstetra del área de estimulación temprana del hospital San Bartolomé.

Cada vez que el cerebro es estimulado de una manera adecuada, se forman nuevas conexiones neuronales. Mientras mayor sea el número de conexiones, mayor será el número de neuronas interconectadas y esto es lo que determina la inteligencia, los parámetros sociales y emocionales.

“La estimulación prenatal tiene dos objetivos, uno lograr un sólido vínculo afectivo entre los padres, la familia y el niño por nacer y potenciar las habilidades y capacidades del cerebro del bebé que está en formación”, indicó Pilar Asán.

Beneficios de la estimulación prenatal:
•    Los bebés estimulados antes de nacer, tienden a exhibir un mayor desarrollo visual, auditivo y motor.
•    Tienen también mayor capacidad de aprendizaje y superiores coeficientes de inteligencia.