Foto referencial

El prototipo del primer avión militar de entrenamiento básico y primario, diseñado en conjunto por los países de la Unasur, estará listo en el 2016, y a partir de entonces podrá ser adquirido por las naciones que formulen sus requerimientos en el ámbito regional.

La aeronave, denominada Unasur I, es diseñada por un grupo de trabajo especial del bloque regional, que también tendrá a su cargo el desarrollo y la producción de este avión de instrucción, cuyo proyecto cuenta con la participación activa de todas las naciones de Suramérica.

“Aún es un proceso preliminar de diseño y en él todos los países de la región participan de una u otra manera, ya sea como observadores, en la producción misma del avión o en la confección de sus piezas”, detalló el viceministro de Políticas para la Defensa, Mario Sánchez Debernardi.

La iniciativa para fabricar esta aeronave modelo fue presentada por Argentina, país que a la vez tiene a su cargo la coordinación del proyecto, cuyas pruebas iniciales se desarrollarán dentro de tres años y, a partir del 2017, los países interesados podrán adquirir este avión, estimó.

“Se trata de una aeronave de entrenamiento básico. No es de combate, sino para entrenar a los pilotos (de los países suramericanos) que inician su capacitación como aviadores, y las naciones que lo requieran podrán tenerlo como parte de sus aviones”, expresó el funcionario peruano.

Este avión apunta a ser una plataforma multirrol o un entrenador primario-básico que pueda emplearse desde la instrucción del pilotaje elemental hasta la operación de navegación y tiro, con el fin de aumentar la efectividad y disminuir los costos de los sistemas de entrenamiento.

Si bien se trata de una iniciativa argentina, tanto el diseño como la fabricación de este primer avión serán participativos entre todos los países del bloque regional, porque el producto estará disponible para todos ellos, dijo, por su parte, el viceministro de Defensa de Argentina, Alfredo Waldo Forti.

En un principio la aeronave atenderá las necesidades de las fuerzas armadas de los Estados miembros de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y, posteriormente, podrá comercializarse a terceros interesados de otras regiones del orbe.

“Se ha avanzado en el tema, se ha fijado un esquema de trabajo y los ministros lo han aprobado. Todos los países que tienen capacidades propias las están ofreciendo para fabricar diferentes partes de este modelo. Es un avión de uso futuro”, refirió Waldo Forti a la Agencia Andina.

Indicó que si bien aún no se ha estimado cuál será el costo de la nave aérea, refirió que para ello primero se deben determinar los requerimientos operativos de cada uno de los países que la usarán y con qué componente y tecnología contribuirán para su fabricación.

En abril pasado, durante la Feria Internacional de Defensa y Seguridad realizada en Río de Janeiro, Brasil, las fuerzas armadas suramericanas firmaron el estatuto de creación del comité consultivo que gestionará y supervisará el montaje del referido avión.

Si bien aún no se han definido sus características exactas, se estima que la aeronave tendrá una envergadura de 9.3 metros, una superficie alar de 12.8 metros y será propulsada en la versión primaria con un motor de pistón, y en la básica con turbohélice.

La autonomía de vuelo será de nueve horas en la versión primaria y de cinco en la básica.

ANDINA