Foto: Walter Neyra

La quema de pirotécnicos por parte de la población en la celebración navideña contribuyó a la generación de la fuerte y persistente llovizna que cayó sobre gran parte de Lima durante la madrugada, informaron especialistas del Senamhi.

Weidi Flores, meteorólogo de la institución, explicó que la quema de pirotécnicos generó lo que se conoce como “núcleos de condensación”, los cuales capturan la humedad de los vientos fríos que llegan a la costa como consecuencia del anticiclón del Pacífico.

“Estos núcleos de condensación dan lugar a precipitaciones de mayor intensidad y eso es lo que se registró durante la madrugada, sobre todo en los distritos cercanos al mar y en la zona central de la ciudad”, manifestó.

Sin embargo, el experto aseguró que esta precipitación que sorprendió hoy a los limeños constituye un evento aislado en plena temporada de verano.

Respecto a las temperaturas que se registran en la capital, el especialista dijo que en estos primeros días del verano la máxima en los distritos del sector central y litoral llega a los 25 grados Celsius, mientras que en los de Lima Este los termómetros reportan hasta 27 grados.

Flores dijo que si bien estas temperaturas se encuentran dentro del rango habitual para este inicio de estación, eventos aislados como la llovizna ocurrida esta madrugada pueden parecer que estamos fuera de temporada.

Recordó que en años anteriores se registraron también lloviznas e incluso lluvias de gotas gruesas, como las que ocurren en la sierra.

Finalmente, el meteorólogo dijo que podrían registrarse nuevas lloviznas en los próximos días como consecuencia del trasvase de nubes que provienen de la sierra y se posesionan en la costa, así como neblinas en las zonas litorales.

A ello se suma el hecho que en Año Nuevo se queman muñecos y pirotécnicos con mayor intensidad, lo que podría volver a generar “núcleos de condensación” que deriven en precipitaciones persistentes como la ocurrida esta madrugada de Navidad, concluyó.

Andina