La candidata a la reelección de Lima, Susana Villarán, manifestó desde San Juan de Lurigancho que ella no va a tomar el tradicional desayuno electoral en un hotel de lujo, sino desde uno de los lugares más pobres del país.

La actual alcaldesa de Lima señaló desde este populoso distrito antes de dirigirse a su local de votación en el distrito de San Miguel, que ha realizado una campaña de propuestas y no de insultos.

Villarán llegó acompañada de sus más cercanos colaboradores, entre ellos Annel Towsend, Susel Paredes y su candidato a teniente alcalde, Augusto Rey, con quienes compartió la merienda matinal que consistió en un plato de chicharrón, tamales, jugo de naranja y café, el mismo desayuno que tomó el día de la revocatoria.

Luego se dirigió al local de votación para emitir su voto en el colegio Jesús Redentor. Asediada por los medios de prensa, Villarán no dio declaraciones pero no rechazó los aplausos y cánticos alentadores de sus más fieles seguidores.