Con fe y devoción, los tarmeños realizaron cerca de setenta coloridas alfombras por Semana Santa, en más de quince cuadras de la ciudad. Por estas obras de arte pasó la procesión del Santo Sepulcro, durante la noche y madrugada del Viernes Santo y Sábado de Gloria, respectivamente.

Para la elaboración de estas alfombras se utilizó más de veinte toneladas de flores y tomó entre cinco y seis horas la preparación, mientras que los arcos florales de seis metros de altura se armaron en tres horas. 

Esta tradición y costumbre se transmite de generación en generación y con estas obras de arte los tarmeños rinden reverencia al Cristo Crucificado, durante Semana Santa.

La realización de las alfombras está a cargo de más de  tres mil personas que vienen de 52 comunidades campesinas.

Por otro lado, en el distrito de Acobamba se realizó una gran cantidad de medias naranjas y también degustó del jupamicuy y la gran pucherada, acompañados de bandas de músicales.

Lea más noticias de la región de Junín