EFE

El canal de televisión ruso REN-TV informó hoy de que ha recibido una carta del ultraderechista Anders Behring Breivik, autor de la matanza de 77 personas en Noruega en 2011, en la que se queja por el trato que recibe en la cárcel.

En un mensaje de 30 páginas, enviado al canal en un sobre de papel habitual, el extremista noruego denunció un total de 7 infracciones a sus derechos.

Entre éstas destacó la prohibición de comunicarse con otros presos, la falta de acceso permanente a la ducha y aire libre así como la negativa por las autoridades de prisión a concederle acceso a varios estudios.

Denunció también que le prohíben crear un partido político para postular a las elecciones.

Además, reclamó que los servicios penitenciarios aún no han construido un ala del edificio de la prisión exclusivo para Breivik, para lo cual las autoridades habían asignado 25 millones de coronas noruegas (unos 3 millones de euros).

"Aquel día (de la matanza, el 22 de julio de 2011) traté a gente con humanidad. Cuando asesinaba, no les torturaba. Por eso exijo una actitud humanitaria hacia mí", alegó.

Como si respondiera a la petición de su padre, quien en una ocasión le propuso "pegarse un tiro" durante el afamado proceso judicial, Breivik señaló en la carta que "su religión no le permite suicidarse".

Un tribunal de Oslo condenó a Breivik a 21 años de prisión prorrogables, la pena máxima y que puede equivaler a una cadena perpetua, al considerarle penalmente responsable de los atentados y rechazar que sea un enfermo mental.

Breivik hizo estallar una furgoneta bomba el 22 de julio de 2011 en el complejo gubernamental de Oslo, causando la muerte a ocho personas.

Justo después se trasladó en coche a la isla de Utøya, donde perpetró una matanza en el campamento de las Juventudes Laboristas, en la que murieron otras 69 personas.

EFE