El alcalde de La Victoria, George Forsyth, en disputa con el congresista, Ángel Neyra, por una modificación a la Ley de Emolienteros. | Fuente: Municipalidad de La Victoria / Congreso de la República

Por un lado, un alcalde que busca formalizar a los vendedores ambulantes de su distrito; por el otro, un congresista que afirma defender los derechos de estos. El alcalde de La Victoria, George Forsyth, está enfrentado con el legislador fujimorista, Ángel Neyra, luego de que este último aprobara una modificación de la 'Ley de Emolienteros' (Ley N°30961).

Como parte del plan de formalización de vendedores ambulantes en La Victoria, el municipio creó un convenio de Cooperación entre la Asociación de Emolientes y Bebidas Tradicionales de La Victoria (ASETRAV) y la Municipalidad de La Victoria. Este fue creado luego de que el distrito eliminara a los ambulantes en el centro comercial de Gamarra.

Dicho acuerdo, permitía que los emolienteros puedan hacer uso de la vía por el pago de 25 soles diarios que iban a las arcas de la comuna. El pago servía, según Forsyth, para mantener la calle limpia, y mejorar las áreas verdes, además de desarrollar tecnología que permita identificarlos.

“Los convenios pueden existir, pero no puede existir la transacción económica. Debe haber porque nos cuesta mantener la calle limpia. (…) Lo más importante es que no vamos a regalar la calle”, dijo George Forsyth a Cuarto Poder.

Cuando el dominical preguntó al congresista Ángel Neyra, quien es accesitario de Kenji Fujimori, este dijo que ya había hablado con el alcalde victoriano. Sin embargo, Forsyth responde directo: “Yo no tengo nada que hablar con ese señor”.

Tras el desalojo de ambulantes de Gamarra, George Forsyth fue invitado a la Comisión de Producción, Micro y Pequeña Empresa y Cooperativas del Congreso, la cual preside Ángel Neyra. Aquí el alcalde explicó las razones de la liberación del emporio comercial. Días después, el parlamentario firma la modificación a la Ley de Emolienteros, Canillitas y Lustrabotas, en la que se indica que las municipalidades pueden realizar convenios con ambulantes “siempre que no impliquen materia tributaria municipal”.

Sin embargo, una asociación de 74 emolienteros de La Victoria pide que vuelva el pago, porque la anulación del mismo impide que ellos puedan formalizarse. “Los emolienteros hoy pueden trabajar gratis en las calles. Todos pueden ir y exigir trabajar gratis en las calles, entonces yo pido que no regalen nuestras calles”, sostiene George Forsyth.

¿Qué opinas?