Los detenidos fueron identificados como Jorge Luis Quispe Yllatopa (27) y Alejandro Rodolfo Turbo Piña (25) | Fuente: RPP Noticias

La Policía Nacional desarticuló la banda criminal limeña denominada “Los Vaucheros del mal”, cuyos miembros usaban la firma de la autora de la saga de Harry Potter, J.K Rowling, para estafar a empresas de distintos rubros. Los detenidos fueron identificados como Jorge Luis Quispe Yllatopa (27) y Alejandro Rodolfo Turbo Piña (25). Ambos contaban con antecedentes por el delito de estafa.

El último delito que cometieron fue en la ciudad de Piura, con la empresa “Piura Mega Service”, que pagó la suma de S/32 mil que representaría el costo de 10 equipos de aire acondicionado. A los detenidos se les incautó los equipos en cuestión y dos camiones que eran utilizados para transportarlos a Lima. Además, se les encontró 104 cheques en blanco con sellos de diversas entidades bancarias.

Quispe y Turbo se encuentran actualmente detenidos en la Divincri. Serán las autoridades piuranas las que determinen su situación legal. Enrique Goigochea, jefe de la Divincri Piura, informó que la intervención se realizó la noche del 27 de noviembre.

La detención se produjo cuando uno de los delincuentes llegó hasta la empresa y se identificó como representante de la mina Aurifera Sur Amazónico. El hombre presentó un documento con un requerimiento de 10 equipos de aire acondicionado, que estaba firmado con la firma de J.K. Rowling, autora de los ocho libros del famoso mago, que habría sido escaneada a partir de una fotografía de internet.

La empresa procedió a brindarles a los estafadores un número de cuenta para que les paguen los equipos. Los estafadores activaron un cheque, lo completaron y presentaron un voucher falso con el monto de los equipos de aire acondicionado.

Cuando los dueños de la empresa se percataron de la estafa alertaron a la Policía Nacional, que realizó un operativo y encontró los vehículos en los cuales eran trasladados los equipos hasta Lima, capturando también a los estafadores en la capital.

¿Qué opinas?