El púgil filipino Manny Pacquiao revalidó su título del peso wélter, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB), al vencer al estadounidense Adrien Broner por decisión unánime y de inmediato retó a Floyd Mayweather Jr. para que regrese a los cuadriláteros y puedan enfrentarse en una pelea de revancha.

Mayweather Jr., como uno de los promotores de la velada, estuvo en primera fila y, sin duda, miró detenidamente a Pacquiao al considerar la posibilidad de una revancha de la que él y Pacquiao hablaron en Japón, el pasado septiembre, durante una reunión informal.

Mayweather Jr. (50-0, 27 KOs), que cumple 42 años el próximo mes, pudo ver que Pacquiao muestra su todavía considerable velocidad de pies y manos a lo largo de todo el combate.

Pacquiao entró y salió agresivo sin dar respiro a Broner al que le conectó múltiples golpes nítidos al cuerpo y a la cabeza del púgil estadounidense.

"Me siento muy feliz porque hice mi mejor esfuerzo en la lucha y en el entrenamiento. Gracias a Dios por esta victoria", declaró Pacquiao.

"Estoy muy feliz porque Dios me dio esta buena salud. A la edad de 40 años, todavía puedo dar lo mejor de mí", aseguró.

Pacquiao destacó que podría haber sido más agresivo, pero que desde la esquina le pidieron que dosificase fuerzas y sobre todo que no tuviese ningún descuido.

Pacquiao, también senador en Filipinas, afirmó que una lesión en el hombro derecho en la pelea con Mayweather Jr. lo mermó y que por ello quería otra oportunidad.

"Dígale que regrese al ring y que pelearemos. Estoy dispuesto a pelear con Floyd Mayweather de nuevo, si está dispuesto a volver al boxeo", agregó el campeón filipino. (EFE)

¿Qué opinas?