Aunque no es muy común la hipertensión también puede afectar a los perros y muchas veces no hay síntomas aparentes de esta enfermedad.

Según comenta veterinariovalencia.com, la hipertensión se presenta en perros de edad avanzada, obesos y en los machos que no están castrados.

Son aconsejables periódicamente las mediciones de la presión de la mascota para determinar su estado de salud. Para complementar su diagnostico el veterinario, puede solicitar análisis de sangre, perfil bioquímico en suero y urianálisis.

Si el especialista comprueba que el animal padece hipertensión, nos indicará el tratamiento y la medicación adecuada que incluye la reducción del sodio de la dieta del can y si es obeso deberá bajar de peso.   

Debemos recordar que  la hipertensión en perros los puede llevar a derrames cerebrales, lesiones oculares y problemas renales. Igualmente  puede sufrir cuadros de ansiedad y estrés.