Una buena opción para elegir una mascota es un hámster, que es un roedor de la familia de los múridos, de la especie Mesocricetus auratus. Este pequeñito, es  originario de Siria, del Asia menor y del Cáucaso; en las estepas y desiertos.


Debemos saber que existen varias razas de hámsters, como por ejemplo, el hámster dorado o hámster común, el hámster chino, el hámster ruso, el hámster Campell o el hámster Roborowski.


La talla de los hámsters varía según la raza. Así, el hámster común alcanza los 15 cm. La longitud de la cola es de 1 cm. Pesa entre 120 y 180 g. El hámster chino mide 11 cm.


Los hámsters tienen 16 dientes por ser un roedor, es decir, 12 molares y 4 incisivos y hay que destacar que su olfato es finísimo lo cual les permite reconocerse entre si gracias a la denominada olor de grupo.


Te sorprenderá la facilidad con la cual este animalito se desenvuelve en las noches pero es porque gracias al tacto que es posible mediante las vibrisas o bigotes se puede orientar sin ninguna dificultad.


Igualmente, su oído es muy preciso y les posibilita poder escuchar ultrasonidos.


Como son roedores podrían causar destrozos en su jaula como las ruedas de plástico, casetas de madera, etc. por lo cual es mejor optar por materiales resistentes como el metal para las ruedas o el barro del que puede estar hecha la caseta.


La longevidad o esperanza de vida del hámster es de entre 2 y 4 años, de acuerdo al sitio web comisariatodemascotas.com