Gracias a un programa financiado por la WSPA, un oso negro asiático fue salvado de una granja de producción de bilis y va camino hacia un santuario de Tam Dao, Vietnam.

En el 2005, el gobierno vietnamita prohibió la extracción de bilis de osos en granjas y declaró ilegal el comercio de los productos derivados, un gran paso hacia el cierre de esta industria innecesaria.


Este oso macho fue encontrado en una pequeña granja de Yen Bai por el Departamento de Protección de Bosque fue descubierto durante una revisión del programa de monitorización financiado por la WSPA. De acuerdo con las leyes de Vietnam, cualquier oso que sea retenido de forma ilegal puede ser removido por el gobierno y llevado a un centro de rescate del estado o de organizaciones de bienestar animal como Animals Asia Foundation (AAF) y Free the Bears.


Inhábil para re adaptarse a la vida silvestre tras el confinamiento en una pequeña jaula, este oso de 130 kilos ha sido confiscado y dejado al cuidado de AAF y será albergado en su centro de rescate de Tam Dao por el resto de su vida.


Asegurar que el oso fuera removido y el dueño multado, envía un mensaje claro a cualquier productor que piense comprar un oso silvestre; sin embargo y tristemente, sabemos que éste no será el único oso que encontraremos retenido ilegalmente en las granjas" refirió un representante de la WSPA.


Más de 12.000 osos están cautivos en granjas de Asia. La mayoría en jaulas del tamaño de una cabina telefónica, en las que no pueden levantarse y difícilmente logran darse la vuelta.


Los osos de estas granjas están en una angustia intensa notoria. A menudo, resultan heridos y con cicatrices por friccionar repetidamente las barras de sus pequeñísimos encierros o por pegarse contra ellas. Los productores no permiten que los osos hibernen. Los suelos de las jaulas son barras de hierro para  impedir que se echen sobre tierra firme.


Es posible acceder a la bilis del oso de una cantidad de formas no humanitarias. Probablemente todo sea llevado a cabo por operarios inexpertos, sin capacitación veterinaria. Se utilizan 3 métodos: Una incisión que conduce a la vesícula, permitiendo extraer la bilis. Para evitar que se cierre, la herida abdominal es reabierta hasta tres veces al día.


La segunda consiste en usar un equipo de ultrasonido para localizar la vesícula, antes de que una jeringa sea insertada en lo profundo del cuerpo del oso para extraer la bilis.


Si los osos sometidos a operaciones no mueren durante o después del primer procedimiento, padecen serios problemas de salud. Las infecciones en heridas abiertas, los tumores, los abscesos internos, los cálculos biliares y otras enfermedades relacionadas, son comunes para ellos. Es una vida de angustia y dolor constante.


Después de unos pocos años los osos pueden dejar de producir bilis,  Entonces los dejan morir o los matan para extraer sus patas o su vesícula.  


Usted puede ayudar a WSPA a terminar con esta práctica. Done o recaude fondos para ayudarnos a mantener la presión sobre las granjas de osos y no utilice productos que contengan bilis.

Difunda las alternativas.


Más información: http://es.wspa-international.org/latestnews/2009/oso_confiscado_vietnam.aspx