Fotografía referencial
El joven, quien regresó de un viaje a Estados Unidos, acudió a una fiesta con 20 personas violando el confinamiento. | Fuente: Flickr

La Justicia argentina procesó a un joven que, tras regresar de Estados Unidos, no cumplió la cuarentena correspondiente y acudió a una fiesta en la que presuntamente contagió de COVID-19 a 20 personas, entre las que se encuentra su abuelo, quien luego falleció, informaron este lunes a Efe fuentes oficiales.

El joven se llama Eric García Torales y fue procesado por un delito contra la salud pública, por supuestamente propagar una enfermedad de manera culposa (por imprudencia, negligencia o impericia) que tuvo como resultado la muerte, lo que acarrea penas de 6 meses a cinco años de prisión.

La Fiscalía de Morón, en la provincia de Buenos Aires, apelará la decisión judicial para solicitar que a Torales se le impute por la propagación dolosa, con conocimiento, lo que conlleva una pena de entre 3 y 15 años de cárcel.

La postura de la Fiscalía se basa en que el joven violó la cuarentena de manera consciente, ya que el pasado 12 de marzo el Gobierno publicó un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en el que se establecía una cuarentena obligatoria para quienes retornaran a Argentina desde uno de los países considerados de riesgo, entre los que se incluía a Estados Unidos.

Torales llegó al país el 13 de marzo, un día después de la entrada en vigor del DNU, y en su arribó al Aeropuerto Internacional de Ezeiza firmó una declaración jurada en la que se registraron sus datos y la presencia o no de síntomas de coronavirus.

Dos días después de su retorno acudió a la fiesta de cumpleaños de una familiar en la que había 100 personas y pocos días después comenzó a mostrar síntomas y le diagnostican positivo por coronavirus.

Otras 20 personas que asistieron al evento también dieron positivo, y una de ellas era el abuelo de Torales, quien tras varios días internado falleció el pasado 1 de abril.

Argentina registra hasta el momento 4 783 casos confirmados del COVID-19, de los cuales 249 fallecieron y otros 1 442 ya recibieron el alta médica, según informaron esta mañana las autoridades sanitarias.

La capital argentina y la provincia de Buenos Aires concentran casi la mitad de todos los casos de coronavirus del país y registraron en las últimas semanas un crecimiento constante del número de contagios, aunque la curva se mantiene en suave ascenso, sin marcados picos de aumentos, desde el inicio de la cuarentena obligatoria el pasado 20 de marzo.

El Gobierno nacional dispuso el confinamiento hasta el próximo 10 de mayo y se estima que la cuarentena seguirá aunque con una salida escalonada. 

(Información de Efe)